3. Identificando a tu Audiencia al Documentar Integraciones


La documentación, en cualquier sector, juega un papel vital al actuar como un puente entre la idea y su ejecución. En el ámbito de las integraciones tecnológicas, este puente debe ser lo suficientemente fuerte y claro para soportar la comprensión de distintos actores del proceso. El primer aspecto crucial en la documentación es, por tanto, reconocer y adaptarse meticulosamente a la diversidad de la audiencia.

 

Dentro del vasto ecosistema de stakeholders en un proyecto de integración, podemos identificar tres categorías principales, cada una con necesidades y expectativas únicas:

1. Developers

Los developers actúan como los pilares técnicos del proyecto. Son ellos quienes transformarán la idea conceptual en una solución funcional. Dada su naturaleza técnica, requieren una documentación detallada que aborde aspectos como:

  • Casos de uso: Que delinean cada posible escenario en el que la solución será utilizada.
  • Diagramas lógicos de sistemas o subsistemas: Estos ofrecen una visión estructurada de cómo interactúan diferentes componentes.
  • Diagramas lógicos de datos e interfaces: Estos ilustran cómo se gestionarán y se comunicarán los datos entre sistemas.

 

2. Operation Staff

Este grupo, aunque inmerso en el dominio técnico, tiene preocupaciones distintas a las de los developers. Su papel es garantizar la operatividad y seguridad del sistema. Por ello, su documentación debe enfatizar en:

  • Infraestructura lógica: La estructura que sostiene la solución.
  • Detalles físicos de servidores y redes: Información crítica para el mantenimiento y escalabilidad.
  • Procedimientos de despliegue: Pasos para garantizar una implementación exitosa.
  • Software instalado: Una lista de las herramientas y sistemas que soportan la solución.

 

3. Business Stakeholders

Los stakeholders del negocio son los visionarios. Su foco principal es cómo la solución se alinea y beneficia a los objetivos empresariales. La documentación para ellos debe ser menos técnica, pero profunda en términos de valor e impacto, incluyendo:

  • Diagramas de alto nivel: Que ofrezcan una visión general de cómo se realiza la integración.
  • Justificaciones: Razones detrás de las decisiones tomadas.
  • Impactos y beneficios: Un análisis detallado del valor añadido.
  • Glosario y especificaciones: Herramientas para facilitar la comprensión.
  • Riesgos y mitigaciones: Evaluación de potenciales problemas y soluciones propuestas.
  • Estándares y feedback: Normativas seguidas y mecanismos para mejorar continuamente.

 

Conclusión

Concluyendo, la correcta identificación y adaptación a las necesidades de cada grupo no solo garantiza una documentación pertinente, sino que también fortalece el proceso de integración, haciéndolo más transparente y colaborativo. La eficiencia y eficacia del proyecto dependen en gran medida de esta comunicación clara y precisa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *